Cinco pasos para una empresa sostenible

Los objetivos o las metas que nos pongamos a la hora de trabajar la sostenibilidad, son únicos para cada empresa o persona emprendedora; pero la forma de llegar a ellos y ponerlos en marcha es un proceso bastante estandarizado. En este post os cuento los 5 pasos que recomiendo seguir si quieres “sostenibilizar” tu negocio.

Empresa sostenible

Una empresa sostenible es aquella que tiene en cuenta no solo su desarrollo económico sino también el desarrollo social y ambiental en el que tiene influencia, favoreciendo así la protección de los recursos para las generaciones futuras. 

Esta definición está basada, como seguramente ya sabréis, en el desarrollo sostenible, que viene a decir lo mismo. Un término que se ha usado mucho a lo largo de los años, pero no pierde fuerza porque al fin y al cabo, ¿Quién no quiere asegurar los recursos a largo plazo para seguir teniéndolos en futuros proyectos?

Pareciera que este tipo de idea solo aplica a empresas creadoras de productos, pero lamento deciros que nos afecta a todos, porque en el momento que generamos un proyecto vamos a tener un impacto, y de nosotros depende que sea positivo o negativo. 

 

Con esta idea en la cabeza, os propongo 5 pasos para “sostenibilizar” vuestro proyecto. Aplicable tanto para autónomos o emprendedores (con pequeños proyectos) como para pequeñas empresas. 

5 pasos hacia la Sostenibilidad

1. Entender la sostenibilidad

Hablo de entender la sostenibilidad enfocada en nuestro proyecto. ¿Por qué? Porque no es no lo mismo trabajar sobre una empresa generadora de productos o una que ofrece servicios, sin embargo todas pueden mejorar su impacto y con ello su sostenibilidad. 

Por ello en este primer paso es importante que hagamos una revisión general de nuestro modelo de negocio, en el deberíamos de tener ya descritas todas las etapas claves de nuestro proyecto y por tanto nos va a servir como base para establecer que sostenibilidad queremos para el mismo. 

– Mi propuesta de valor. ¿Qué le estoy ofreciendo a mis clientes?

– Mis clientes, como me relaciono con ellos. ¿Qué tipo de clientes estoy buscando? ¿Cómo los encuentro?¿Cómo me comunico con ellos?

– Mis actividades, recursos y socios claves. ¿Qué tengo que hacer para crear mi producto/servicio, y que recursos y aliados necesito para conseguirlo?

*Si hace tiempo que emprendiste o estas en ello, seguramente te suene de lo que te hablo porque está basado en el modelo canvas, si no, te recomiendo que le eches un vistacillo porque te puede ayudar mucho (pulsa aquí)*

Si ya tienes estas claves planteadas, te recomiendo que vuelvas a ellas añadiéndole la mirada sostenible. 

Te pongo un ejemplo:

 

 

– Yo vendo un producto que hago con mis propias manos, soy artesana. ¿Puedo mejorar la forma en la que creo mi producto? ¿Puedo hacer que sea más sostenible cambiando mi materia prima o modificando mi proceso de creación?

– A mis clientes llego a través de redes sociales y en ferias de artesanía, además tengo una página web. ¿De que forma llego a ellos?¿Uso publicidad en papel o digital? ¿Qué uso diariamente para poder llegar a ellos (ordenador, internet, electricidad…)?

– Para crear mis productos necesito una serie de materiales que me los dan unos proveedores que en cierta forma son mis aliados. ¿Son sostenibles mis materiales (ecológicos, biodegradables, duraderos…)? ¿Qué tipo de proveedores uso? ¿Están cerca o lejos? ¿En que transporte me llegan?

Si te pones a analizar las preguntas que te planteo, al final estamos analizando la huella ecológica de nuestra empresa y su huella de carbono, solo que en vez de hacer números (que también podríamos), lo hacemos desde otra perspectiva. 

Una vez que has hecho una revisión global con las GAFAS DE LA SOSTENIBILIDAD, ya puedes pasar a plantear que aspectos consideras prioritarios. 

2. Definir prioridades

Es muy importante ser objetivos y realistas en esta parte. Si de verdad quieres hacer más sostenible tu negocio (por las razones que tu creas) no puedes pretender hacerlo todo a la vez, es muy importante ir poco a poco, sobre todo si ya estás en activo para evitar tener sobregastos y desanimarte en el camino. 

Si estas empezando un proyecto nuevo, te animo a que tengas en cuenta la sostenibilidad desde el principio, porque podrás hacer todas tus cuentas en base a un modelo de negocio ya sostenible o al menos con esa visión. 

Para ser prácticos en este paso, vuelve al anterior y analiza tus respuestas y plantéate lo siguiente:

  ¿Por dónde quiero empezar?

Para poder contestar a esa pregunta vas a tener que hacer un análisis más en profundidad con idea de crearte un mapa de tus impactos reales y potenciales. Piensa que tu objetivo es fortalecer los impactos positivos que ya tienes y reparar y eliminar los negativos. Todo esto te servirá para asentar las bases de lo que irás trabajando después.

Siguiendo con el ejemplo…

Quizás llevas tanto tiempo haciendo tus artesanías que no te habías planteado hasta ahora el impacto que tiene lo que creas y por tanto no te has parado en pensar en innovar y usar materiales nuevos más sostenibles. O bien tienes un producto que funciona estupendamente, que tus clientes compran y disfrutan pero los materiales que usas te vienen de otro continente y además usas un empaquetado de plástico…

Establece una lista con los impactos positivos que tienes (está bien recordarlos de vez en cuando) y también con todas las mejoras que crees que puedes llevar a cabo y de ellas selecciona solo una para trabajar en el siguiente trimestre. Si me has leído bien, solo una porque es probable que de esta se generen ideas para las demás y además surjan aliados que te faciliten el proceso.

3.Establecer objetivos

¿Ya tienes tu prioridad seleccionada? Pues ahora es momento de que trabajes sobre ella y para ello es fundamental que te organices y plantees objetivos. 

Aquí tenemos que hacer un inciso importante, ¿Cómo tienen que ser mis objetivos para que realmente me sirvan?

OBJETIVOS SMART acrónimo en inglés para:

– Específico (Specific): concretar te facilitará la tarea y evitará que te disperses en el proceso.

– Medible (Mesurable): para poder analizar nuestro trabajo y logro. Puedes medirlo por ejemplo en formato dinero, impacto, huella de carbono…

– Alcanzable (Achievable): no intentes llegar a lo más alto, lo mejor es ir poco a poco.

– Realista (Realisitc): por ejemplo, que dependa de ti y no de otros.

– Acotado en el Tiempo (Time-Related): clave para planificar y ponerlo en marcha. 

Explicar este sistema para crear objetivos se puede convertir en un post, así continuo siguiendo con el ejemplo anterior, que creo que es la mejor forma de entenderlo. 

 

Mi prioridad es: Mejorar como llega mi producto a mis clientes

Para ello se me ocurre que necesito revisar mi empaquetado o packaging y todo lo que coloco en el, y como llega este a mi cliente. De esta forma mis objetivos para trabajar serán los siguientes:

– Objetivo 1: Investigar y hacer una lista de todo lo que necesito para el envío de mis productos: qué quiero incluir, como lo quiero hacer, qué imagen quiero dar, que materiales necesito. 

– Objetivo 2: establecer requisitos para mejorar esta prioridad (investigar materiales, establecer la huella de cada uno, tipo de proveedores que necesito, etc.).

Una vez elegido materiales y mejoras:

– Objetivo 3: buscar y seleccionar nuevos proveedores (que cumplan los requisitos que te has marcado).

– Objetivo 4: buscar y seleccionar nuevas empresas de transporte (que cumplan requisitos de sostenibilidad).

– Objetivo 5: aplicar cambios y poner en marcha mis mejoras.

– Objetivo 6: informar a mis clientes sobre el cambio, como les afectará y los beneficios del mismo (comunicación).

4.Planificación e integración

No es ningún secreto que para conseguir cumplir los objetivos que nos marcamos es importante organizarlos y planificarlos en el tiempo. Y para ello es tan sencillo como coger cada objetivo, siguiendo su orden lógico y plantear cuanto tiempo necesito para llevarlos a cabo, coger un calendario y planificar. 

Es importante que seas realista, que pienses en que parte del objetivo depende de ti y cual no. Por ejemplo, algo muy común que me encuentro al trabajar la sostenibilidad de un proyecto, es el tema de los proveedores. Una vez que hemos encontrado lo que queremos, tenemos que buscar quien nos lo ofrece y si cumple los criterios que hemos puesto. Y esto requiere tiempo, sobre todo si se trata de entablar relaciones con los proveedores para convertirlos en mis aliados en el proyecto… hasta esto tienes que tenerlo en cuenta ¿cuánto tardarán en contestarme los correos?¿cuánto tiempos les doy antes de buscar otra vía de contacto?

 

Coge un calendario en blanco, yo personalmente uso de dos tipos: por un lado tengo una agenda en papel donde tengo el calendario mensual y yo pongo el mes en el que estoy y los días, y otro igual pero en versión digital, dónde ya hago la programación y los textos y fotos si es el caso (así después es más fácil mezclar plataformas).

calendario trabajo

Una vez haz llegado hasta aquí, seguramente tanto si eres tu sola como si eres una empresa con trabajadores o un pequeño equipo, ya tengáis integrado en vuestro día a día la sostenibilidad de vuestro proyecto. Sea como fuere, es importante que lo tengáis en cuenta porque ¿de qué sirve querer ser más sostenible si no remamos todos en la misma dirección? 

La planificación te va a facilitar que integréis las tareas en el día a día ya seas tu sola o si lo hacéis en equipo, de todas formas, para mejorar esta parte, tenemos el siguiente paso, información y revisión. Pero antes de pasar a el, es hora de ponerse a trabajar.

Empieza a hacer contactos, buscar alternativas, informarte o formarte. Pide ayuda y orientación si ves que no consigues lo que querías y sea como sea, tómatelo con calma. Como se suele decir despacito y con buena letra, que ya con lo que estás emprendiendo estás mejorando tu impacto y por tanto, estás siendo más sostenible. 

5.Información y revisión

Por supuesto que la cosa no queda en cumplir objetivos y poner en marcha prioridades. Esa es nuestra parte del trabajo, pero también es muy importante dar y recibir información. ¿Pero de quien o a quien?

Por un lado, si somos una empresa con varios trabajadores, la información es básica y necesaria para implicar al equipo (ya lo veíamos cuando hablamos de la integración). Informales antes, durante y después de cada paso, meta cumplida u objetivo alcanzado. Y mejor aun si implicas a todo el equipo en el proceso. 

Cuando te pongas a trabajar en las prioridades, infórmales de tus intenciones, planifica una reunión, recoge idea e impresiones… y dependiendo de como distribuyas el trabajo, sigue activa en la información que les aportas en todo el proceso. Quizás te surja la necesidad de buscar formación específica, que eso no te eche para atrás. 

Y si estás sola o solo en esto de emprender, o llevas tu proyecto como autónomo, aprovecha tu entorno para recoger ideas y mejorar tu planificación. Las alianzas en el mundo de la sostenibilidad son una clave muy importante. 

Por otro lado, estoy segura que las redes sociales o tener web, forma parte de tu negocio. Es importante que informes a tus clientes de lo que estás haciendo y de los cambios implementados porque es a ellos a los que les estás resolviendo una necesidad y, al mejorar la sostenibilidad además aumentas el valor de tu servicio/producto, no lo olvides. 

Resultado directo de informar es REVISAR, porque de una forma u otra recibirás feedback del entorno. Aprovéchalo. A veces será negativo porque siempre hay quien opina que puedes hacer más, y seguramente será verdad, pero como hemos hablado antes, la idea es ir poco a poco para afianzar mejoras y SOSTENER nuestro negocio. 

Y no olvides que también recibirás opiniones positivas, disfrútalas y úsalas, las opiniones de tus clientes son fundamentales para atraer más clientes. 

SOSTENER Y VIABILIDAD

Con estas claves que te planteo, creo que puedes conseguir un proyecto viable y sostenible en el tiempo y con respecto al medio ambiente. Pero no quiero terminar este post si hacerte un par de apuntes que creo que son importantes porque considero que trabajar la sostenibilidad conlleva también un crecimiento y aprendizaje:

– No queremos vivir este proceso de hacer más sostenible nuestra empresa desde la frustración. Por eso es importante ir poco a poco y elegir como mucho dos prioridades cada vez. 

– El mercado actual no está enfocado en actividades sostenibles sino en el abaratamiento de costes, por lo que puede ser difícil encontrar las soluciones alternativas que buscamos. No decaigas en el intento y tampoco luches contra todo. Ve poco a poco y conforme tengas afianzada alguna de tus prioridades verás que surgen aliados que te facilitan las demás. 

Espero que este post que has leído de verdad te sirva para animarte a trabajar en la sostenibilidad de tu negocio porque creo realmente que es el futuro que se está abriendo ante nosotros. 

Y además te informo que tengo abierta las sesiones gratuitas para valorar proyectos y formar un nuevo grupo de trabajo para ayudaros en todo este mundo de la sostenibilidad. En esta primera sesión gratuita nos conoceremos y veremos juntas como puedo ayudarte, no lo dudes. 

Recuerda que si quieres saber más o contratar mis servicios para mejorar la sostenibilidad de tu proyecto personal o profesional, solo tienes que escribirme o contactar por redes IG o FB

Candela Serra

(Visited 13 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *